Entradas

Acogida sí, guerra no

Este manifiesto se lee mañana en los actos poéticos y artísticos que se celebran en varias ciudades de España para exigir al Gobierno el cumplimiento de sus compromisos con los refugiados. En Asturias se celebran en la Plaza del Marqués, de Gijón, y en la Plaza del Truébano, en Oviedo, a partir de las siete de la tarde.


León Tolstói dijo: “Ahora entiendo que mi bienestar solo es posible si reconozco mi unidad con todos los pueblos del mundo sin excepción”.

Por esa unidad de los pueblos y por su dignidad, hemos decidido manifestarnos públicamente frente a las inhumanas políticas europeas hacia las personas que huyen de la guerra en búsqueda de asilo. El próximo 30 de septiembre caduca el plazo para que Europa cumpla con los compromisos que ella misma se fijó en septiembre de 2015 con respecto a la acogida legal y digna de estas personas, según les corresponde por Ley tal como se recoge en la Carta Internacional de Derechos Humanos.

En el programa que firmó Europa en 2015 adquiría, bási…

EDITORIAL / Decíamos ayer...

.Publicaba 'Astures' hace cuatro años un editorial que ahora duele más, al ver lo que acaba de aprobar el Parlamento Europeo (para luchar contra el despoblamiento en Europa) y en qué ha quedado la inversión de los Fondos Mineros (que ha terminado enriqueciendo sobremanera a Fernández Villa).

Decía esta web, en un editorial titulado 'Población'.

"Dice una institución asturiana de análisis que esta tierra tendrá en cinco años menos de un millón de habitantes. Y el dato no debería extrañar porque la comunidad lleva décadas con un problema demográfico, al que nunca hizo ningún caso. Duele decir que, cuando lo supo, sólo le importaba tener buenas prejubilaciones para los mineros; pero duele más saber –como ahora– que esos retiros anticipados se han quedado mayormente en los chigres.
Así es que Asturias tendrá que enfrentarse sin recursos a la caída de población. Máxime ahora, cuando los jóvenes se van de aquí por la crisis. Es verdad que hay otras regiones a las que le…

Algunas columnas

Aquí hay artículos con firma de OTR-Press.

Algo se mueve

Gregorio Morán, en 'bez'

Entrenamos

Por Juan Tomás Frutos

Nos agarramos al día como si fuera el último. No nos agobiamos en el caso de que lo fuera. Todo puede suceder. Afrontamos lo que venga con honor. Lo importante es aprovecharnos. Nos hemos de esforzar al máximo.

Nos estrechamos con un recuerdo nuevo. Nos amparamos en lo mejor. Nos destacamos con resortes planos. Somos organizados. Hay placer, y alegría. Todo surge.

Nos ocasionamos con destrezas. Hemos buscado en lo que fue estupendo. Nos determinamos con respuestas que consideramos claves. Inspiramos. Nos vamos a llenar de caricias.

Nos ponemos a jugar en lo que es divertido. Vislumbramos con paciencia lo que tiene su sentido más diestro.

Nos ponemos a patrullar por la vía más querida. Nos hallamos en lo sencillo, que se activa. Nos hemos recordado. El amor es siempre infinito, si es verdadero, claro. Entrenamos.

Secuestrar la Religión

Por Rubén Figaredo

El jurado del Premio Princesa de Ciencias Sociales ha dado la respuesta al fundamentalismo con la concesión del galardón a la exmonja Karen Armstrong. La estudiosa de las religiones es autora de una obra extensa que se ocupa de lo trascendente desde una perspectiva científica y antidogmática que discurre en paralelo a su propia biografía. Después de abandonar un convento rigorista en el que se practicaban las disciplinas más extremas, se alejó de la creencia suficiente distancia como para contemplar el hecho religioso sin pasión. De la misma manera que el mayor éxito del diablo es que no creemos en su existencia, lo que la permite obrar con la  libertad de un asesino sin móvil –al que es imposible rastrear, el mayor logro del terrorismo islamista es que la sociedad occidental identifique estas actividades con una religión que profesan millones de personas pacíficas. El Corán puede ser violento en su literalidad como el Antiguo Testamento, si se tiene en cuenta que l…

Adeu, Carles Capdevilla

Por Ana María de Luis Otero

Estoy extrañada, confusa, dolida y temerosa. La vida me ha vuelto a poner en la casilla de salida en este comienzo de junio que no deja de ser contradictorio. La vida, sí, la vida;  ese frágil hilo en el que nos sostenemos a diario cuando pensamos que todos los días van a ser iguales. Esos momentos en donde vemos amanecer sin notarlo y de repente aparece la noche y nos invita a pasar otra hoja del calendario ahora digital.

Pasamos parte de la misma quejándonos por la sinrazón del de al lado; cuando en un segundo, tan solo uno, alguien que tiene 52 años se va. En esta ocasión ha sido Carles Capdevila, pero ha habido otras ocasiones, otras confusiones, otros dolores que he visto y he sentido como propios porque no me han dejado indiferente en estos días atrás. Otros que en estos días he vivido junto a amigos que han perdido a alguien querido joven; siempre hablamos de juventud.

Momentos que nos zarandean; esos que corresponden a la enfermedad; la única cobard…