La debacle del PP

Por Joaquín del Río

Leo a mi colega Carlos Cué que "el PP teme una debacle electoral por sus casos de corrupción" y me digo que tampoco hay que ser un lumbrera para llegar a esa conclusión; porque parte del pegamento que une a la derecha es el discurso de que la izquierda dejó España como está porque sus dirigentes robaron a manos llenas... y lo que se encuentran es que quienes robaban a manos llenas eran los de su cuerda.

España no sale de su asombro al ver la cuantía y la entidad de los corruptos y la cosa ha llegado a tal punto que la corrupción preocupa en este momento a un 11 por ciento más de españoles que en los momentos terribles del desplome del Felipismo, cuando los casos 'Juan Guerra', 'Mariano Rubio', 'Luis Roldán', 'Mario Conde', 'De la Rosa'...

Con la diferencia de que en aquel momento el Estado optaba por la protección al ciudadano y se creaba empleo, mientras hoy el Gobierno ejecuta con mano de hierro su política de recortes y hay millones de personas en paro. Así que la debacle electoral del Partido Popular es el menor de los males posibles.

En Asturias, el descrédito de las huestes de Rajoy puede aliviarse en parte con la opción Foro, aunque hasta sus más incondicionales reconocen ya que la Presidencia de Francisco Álvarez Cascos fue una tragedia, así que es previsible un crecimiento importante del electorado de Unión Progreso y Democracia.

La duda a estas alturas es por dónde saldrá la gente de izquierda: si se echará en las manos de Podemos masivamente o si aún tendrá en cuenta al PSOE y a Izquierda Unida. Y ahí la gente de Pablo Iglesias debe acertar con sus candidatos regionales y locales, una vez que ya ha adelantado a sus rivales a nivel nacional. Veremos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE