Blas Piñar y Yolanda

Por Félix Población

En su propósito de cultivar la más oscura de las nostalgias, aquella que entronca con el franquismo, y mientras miles de víctimas de la dictadura yacen en cunetas y fosas sin seña repartidas por todo el país, el Gobierno del Partido Popular ha dado luz verde en el Boletín Oficial del Estado (BOE) al registro de la denominada Fundación Blas Piñar, dedicada, según sus promotores, "al estudio y la investigación del pensamiento y la obra religiosa, política y jurídica" del fallecido líder ultraderechista.

Los estatutos de la entidad sostienen que la obra del fundador de Fuerza Nueva, estuvo inspirada en "los ideales de Dios, Patria y Justicia, para la memoria colectiva del pueblo español". La fundación tiene una dotación presupuestaria inicial de 30.000 euros y estará presidida, según refleja la orden, por uno de los hijos del político franquista, Blas Piñar Gutiérrez. El resto de sus siete hermanos integran el patronato de la fundación. Su inscripción en el resgistro de fundaciones le permitirá acceder a subvenciones públicas.

Es de recordar, según consta en los archivos de la Transición, que la joven estudiante Yolanda González fue asesinada en Madrid en 1980. Sus verdugos fueron los miembros de Fuerza Nueva Emilio Hellín Moro e Ignacio Abad Velázquez, que contaron con la colaboración de varios sujetos más (José Ricardo Prieto, Félix Pérez Ajero, Juan Carlos Rodas Crespo y David Martínez). Juan Carlos Rodas Crespo (que era agente de la Policía Nacional anteriormente Policía Armada, posteriormente denominado "Cuerpo Nacional de Policía" CNP ), participó en la vigilancia del exterior de la vivienda junto a otros cómplices, mientras Emilio Hellín Moro e Ignacio Abad Velázquez subían para secuestrarla. Al enterarse de su muerte al día siguiente, por la prensa, Juan Carlos Rodas Crespo sorprendido, y arrepentido por el resultado final de lo que creía era un simple interrogatorio, denunció los hechos ante sus superiores policiales de Getafe lo que aceleró las investigaciones y la resolución del caso.

¿Habrán leído el último número del BOE los padres y amigos de Yolanda? ¿Qué pensarán de los ideales de Dios, Patria y Justicia que dice promover la nueva fundación que con sus impuestos van a contribuir a financiar? Como es también sabido, el excriminal Hellín, condenado a 43 años por el asesinato de Yolanda, trabajó para los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado en casos judicializados y formó a sus agentes en técnicas forenses de espionaje y rastreo informático.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE