Lo de El Musel

Por Joaquín del Río

Leo con interés toda información sobre la investigación de Europa a la ampliación de El Musel, para construir el superpuerto, y recuerdo que sobre su proyecto tuvieron responsabilidad tres presidentes: el pinturero Miguel Ángel Pesquera (que diseñó una sopa de letras con las distintas opciones), el eficaz Fernando Palao (que fue quien sacó adelante el proyecto, frente a la oposición del entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos –"van tabicanos la playa", decía... ¿se acuerdan?–) y el gris Fernando Menéndez Rexach (que fue quien lo construyó).

Con los tres estuvo como director general José Luis Díaz Rato (Rato... ¿les suena?) que fue también director de los trabajos; y que mantenía desde su puesto excelentes relaciones con todos los partidos de Asturias (desconozco si como Miguel Blesa con las tarjetas 'black' de Caja Madrid, pero me consta que en la misma línea) y bajo sus órdenes directas actuaba el conspicuo Barettino, un opusino muy diligente.

De todo aquel maraballu (en el que estaban partidos, sindicatos, empresarios, etcétera) salió la mayor obra pública jamás abordada en Asturias, incluida una regasificadora que el Gobierno de Mariano Rajoy no quiere utilizar ahora porque necesita primar a los puertos de Bilbao y Vigo. Y por el medio se cometieron dislates que son los que ha investigado la oficina europea contra el fraude.

Me sorprende que no se hable más de Equo, que fue el partido que denunció las anomalías y quien llevó el tema a Bruselas. ¿De verdad me sorprende? En realidad, no; por razones que no vienen al caso, conozco muy bien el tema y sé que ningún político puede tirar de la manta porque todos –y cada uno– chuparon antes del teto. ¿Qué le vamos a hacer?


Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad