Dos luises

Por Joaquín del Río

El 'caso Bárcenas' empieza a recordarme, en el ámbito del Partido Popular, lo que fue el llamado 'caso Roldán' para el PSOE de Felipe González: un intento de chantaje al Poder por parte de un caradura que se desinfla porque el protagonista quiere quedarse el dinero del que se apropió ilegalmente.

Curiosamente, los dos protagonistas se llaman igual; Luis Roldán fue un director de la Guardia Civil que desvió a sus cuentas parte del dinero que movía en la Benemérita y Luis Bárcenas es un exsenador y tesorero que se apropió de parte del dinero negro que movía su partido.

El primero terminó pasando por la cárcel y manteniendo parte de su fortuna ilícita al salir de ella; y para el segundo no es descartable que vaya a recorrer un camino similar. Seguramente, porque la abundancia de dinero es más atractiva que materializar las amenazas de revelar cualquier secreto... O porque los secretos no son de la magnitud que supone el imaginario colectivo.

Este año concurre a los Premios Oscar una película que cuenta las andanzas de Alan Touring y el suyo sí que fue un caso de verdadero Secreto de Estado. Hasta 50 años después de la muerte de este hombre –un matemático británico que derrotó a los estrategas de Adolf Hitler– nadie supo de su existencia, porque su trabajo fue de máxima seguridad y su muerte la indujo la Policía al descubrir que era homosexual, lo que en su época era el peor crimen que un ser humano podía cometer.

Así que observo con cierto escepticismo las novedades del expresidiario popular, del que los medios convencionales están a punto de descubrir lo que mi periódico dijo hace dos años: que los 'papeles de Bárcenas' son, en realidad, los 'papeles del PP'.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad