Editorial / Esa pesadilla llamada Yihad

La Policía belga desarticuló ayer una cédula del integrismo musulmán dispuesto a atentar de inmediato y a hacer mucho daño en el país que alberga la mayoría de las instituciones de la UE. Y los europeos harían bien si se tomaran más en serio esas amenazas.

La discusión sobre las Culturas (que si el Islam, que si el Judaísmo, que si el Hinduísmo, que si la Cristiandad...; que gusta mucho en 'Astures') no ha lugar cuando se tiene enfrente algún Fundamentalismo –sea del Credo que sea–, porque éste convierte todo debate en un problema de Seguridad Pública, al que sólo puede hacer frente la Policía.

Y ahí es donde Europa tiene que espabilar y dejarse de melindres con sus enemigos. Porque atentados como el reciente contra 'Charlie Hebdo' no atacan el laicismo, sino la tolerancia... de hecho, los terroristas mataron a un policía musulmán, así que el Islam también es objetivo de los radicales.

Pero hay que andarse con ojo, porque enemigo de Europa no es sólo el integrismo religioso; también lo son el fascismo o el independentismo, por hablar de opciones políticas que todo el mundo considera menos fanáticas que la radicalidad mística. Y esas sierpes están en la Unión, como demuestran la 'Ley Mordaza' de Rajoy, la denuncia contra el humorista 'Facu' o la convocatoria electoral de Cataluña.


Así que hay que mantener alta la guardia, frente a esa pesadilla que llama Yihad el Islam ignorante y a los descerebrados de otros cuños.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad