Españoles somos y por los detalles se nos conoce...

Por Andrés Lorenzo

Españoles somos y en los detalles se nos conoce.

Somos de carácter poco reflexivo y nos movemos por impulsos. A señales determinadas arrancamos y lo damos todo sin reservas; al día siguiente se nos olvida el asunto que ayer no nos dejaba vivir y todo resuelto.

Hago esta introducción para llegar al verdadero asunto que quiero comentar. La tan hablada, criticada, aplaudida.... (todo lo que se la quiera denominar) subasta de tarifa eléctrica para los grandes consumidores.

Desde finales de noviembre hasta finales de diciembre, fue tema prioritario en todos los debates, reuniones, charlas, medios y redes sociales. 

Las fábricas de Alcoa, en A Coruña y en Avilés estaban al borde del cierre, miles de personas a punto de ir al paro. Recordemos que no hay que contar sólo a los casi mil trabajadores de su plantilla, sino que hay que incluir, al menos, otros tres mil de las empresas auxiliares que trabajan diariamente en las instalaciones de Alcoa y una gran cantidad de empresas colaboradoras, que trabajamos mayoritariamente para la multinacional americana. 

No olvidemos añadir la cantidad de comercios que también se verían abocados al cierre, ya que si una familia queda en el paro, su consumo baja a mínimos. Tiendas de alimentación, peluquerías, la hostelería, agencias de viajes, concesionarios de automóviles.... ¿sigo? Somos una cadena y lo que afecta a un grande, acaba salpicando a todos los pequeños que le rodean. Todos somos Alcoa en estos momentos, todos somos Arcelor Mittal, todos somos Asturiana de Zinc, todos somos Tudela Veguin, lo creamos o no. Es nuestra industria y sin ella, toda la vida en Asturias desaparece.

El gobierno, no sé por qué motivo ni me preocupa, concedió una segunda oportunidad, una segunda subasta, para que empresas como Alcoa, (que recordemos, había presentado un expediente colectivo de despido para todos sus trabajadores) tuvieran la ocasión de salvarse y seguir manteniendo su actividad y con ello, sus puestos de trabajo.

Después de un mes de machacar y presionar a todos los niveles, políticos, institucionales y populares (con la mayor manifestación popular que se recuerda en la comarca avilesina), llegó el día 23 de diciembre y el asunto se resolvió positivamente con un resultado satisfactorio para la multinacional. En este momento, anuncia que retira el expediente colectivo de despido y que en el mes de Enero (después de las fiestas para que los ánimos se vayan calmando) iniciará una serie de ajustes en la empresa para cumplir con sus expectativas. En principio ajustes salariales y de producción. Veremos al final lo que sale...

Da la impresión que los trabajadores, después del tremendo desgaste anímico del mes de diciembre, lo dan todo por bueno y van a aceptar lo que la empresa les plantee. Situación salvada, por tanto.
Pero ahora llegamos a la pregunta clave: ¿Hasta cuándo?

Señores, un año pasa sin que nos demos cuenta, y la situación, de no haber ningún cambio en la política y en el sistema implantado por el gobierno, se volverá a repetir en muy pocos meses. ¿Es eso lo que estamos esperando? ¿Queremos que se repita otro final de año como el que acabamos de pasar?

Por favor, no se puede bajar la guardia!! En estos momentos, es un tema que todo el mundo tiene fresco y presente, hay que seguir presionando para que el sistema cambie, para que las eléctricas dejen de controlar la industria y los trabajadores de este pais. Que casualidad que nuestros políticos más relevantes acaben de consejeros en las compañías eléctricas, ¿verdad? Que mal pensado soy, que me perdonen...

Es necesario mantener viva la llama, que siga estando en todos los medios esa presión para que el sistema se modifique, para que las empresas puedan negociar contratos a largo plazo directamente con las eléctricas. ¿Es que no les interesa a las dos partes? ¿Es ilegal según las leyes comunitarias?

Para las eléctricas, un contrato de larga duración con el cliente que más consumo tiene del pais, les asegura que durante 10 ó 15 años, gran parte de su producción está ya vendida. Y a las grandes empresas porque esos contratos de larga duración les permiten saber sus costes reales y hacer sus previsiones y sus cálculos para años futuros. De este modo, pueden afrontar nuevas inversiones de mejora en las plantas, mantenimiento de instalaciones que se están cayendo solas por su propio peso...en definitiva, un futuro para la industria de este país, sin estar constantemente con la amenaza de que se van a ir a otros paises y dejarnos con unos cuantos miles de parados más, ya que total, entre tantos millones no se iban a notar, ¿verdad?

Estamos en un año electoral y no sé si pensar que es bueno o que es perjudicial. Si pasa el tiempo sin que nada cambie, a final de año, con las elecciones, nadie querrá saber nada porque el tema principal será otro. Tendrán que estar centrados en mantener el puesto político otra legislatura y entonces no habrá tiempo para pensar en estos "pequeños asuntos".

Hay que mantener esta presión en los medios, que no caiga en el olvido, no puede haber relajación porque seguramente, de producirse esta situación, no haya dos oportunidades como hubo el mes pasado. Luego nos lamentaremos, volveremos a convocar manifestaciones, todos los políticos saldrán en todos los medios de comunicación alzando la voz y reclamando soluciones al ministro de turno.... bla, bla, bla, bla...

Ahora es cuando hay que seguir en la lucha y dar una solución definitiva para olvidar este asunto durante años. No nos conformemos con lo conseguido porque sólo ha sido un parche y no una solución. 

¡QUE CAMBIEN EL SISTEMA YA! ¡SOLUCIONES DEFINITIVAS YA!
¡EN DEFENSA DE LA INDUSTRIA ASTURIANA, GALLEGA Y ESPAÑOLA EN GENERAL!

Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad