Feliz año del cambio

Por Joaquín del Río

Comienza 2015, que será un año de cambio a muchos niveles... autonómico, municipal y puede que general. A día de hoy, la principal novedad se mueve en el entorno de Podemos; pero no es oro todo lo que reluce en la formación de Pablo Iglesias, que tiene algún peso a nivel nacional pero es un carajal en lo local.

La formación podrá poner su pica en Flandes en Asturias, Oviedo, Gijón y Avilés, pero lo hará sólo si se alía con partidos clásicos. En Oviedo con Rivi, el único líder de Izquierda Unida que se salva de la debacle de su partido; y en Gijón y Avilés con José María Pérez y Mariví Monteserín, del PSOE y respectivamente.

El nuevo partido acaba de elegir líderes en las tres ciudades principales de Asturias, pero –como dice mi amigo 'Gallota'– la duda con Podemos no se resuelve poniéndole cara, ya que lo que se duda es si ponerle la cruz... o sea, si votarle. Y ahí la cosa no está tan clara.

Su candidatura en Gijón es, en realidad, el salto a la Política de la Corriente Sindical de Izquierda y en Oviedo y Avilés la cosa parece ir poco más allá del rollo de 'Siddhartha', de Herman Hesse; así que es improbable que seduzca a la gente.

Lo que todo el mundo espera de ellos es que constituyan una verdadera alternativa de gobierno... más allá de la probada retórica/telegenia de su líder y del dogmatismo de sus segundos, Juan Carlos Monedero e Íñigo Torrejón. Porque lo que el ciudadano quiere no es otro discurso, sino otra política; y la duda sobre Podemos es si podrá hacer lo que dice o si terminará diciendo lo que hace... como lo que llama 'casta'.

De momento, ya hay alternativas de izquierda a lo que hay en Oviedo y Gijón... hasta en Avilés. Se llaman Rivi, Josechu y Mariví y habrá que ver el recorrido que tienen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE