Hasta siempre, 'Cari'

Por Joaquín del Río

Fui ayer a las honras fúnebres de Joaquín Bilbao –fotógrafo fallecido en mi ciudad– y me quedé estupefacto, porque los mismos que le negaron siempre el pan y la sal, por su profesión, le adoraban por ella después de fallecido... así es que deduje que no hay como morirse para que se te reconozcan algunos méritos.

Conocí a Bilbao cuando se iniciaba en 'La Hoja del Lunes' de Gijón como fotero de rallies y otras cosas del motor; le traté cuando era hombre de la noche gijonesa y le seguí cuando trabajaba para 'El Comercio', donde jamás se le hizo un contrato laboral. Así es que me considero acreditado para decir que el Periodismo nunca trata a alguna gente como se merece...

Pero lo de llamarle 'fotoperiodista' es un exceso; y sé lo que digo, porque fotoperiodistas son Juan Carlos Tuero, Eloy Alonso, Chema Moya o Javier Bauluz, por decir; pero no el hermano de Esther Bilbao, que era fotógrafo y no más.

Y me duele decirlo ahora –cuando acabo de despedirle en el Tanatorio–, pero me veo obligado por el respeto que le debo a mis colegas de la cámara. Así que despido a 'Cari' por lo que fue... ni más ni menos.

Coincide la muerte de Bilbao con el abandono del articulismo por parte de Jaime Poncela (que compartió Redacción con él) y las cosas son como son: si el segundo fue el mejor articulista de Asturias, el primero fue un fotógrafo; así que les digo 'adiós' a cada uno por lo que valen... y sin negarles a ambos la condición de periodistas –con minúscula, pero no de Periodista (con mayúscula), que es una cosa más compleja–. Porque yo sigo aquí; y seguiré... hasta que me lleve un infarto como el de mi tocayo (que lo que sí fue es un personaje).

Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad