La casta

Por Joaquín del Río

Dice Aurelio Martín que no se siente casta, pero eso significa que no entiende lo que quiere decir esa expresión de Podemos, porque el gijonés es el ejemplo perfecto de la casta.

De hecho, se somete este año a la votación de sus paisanos para ser alcalde, aunque lleva treinta años ocupando cargos en Izquierda Unida. Y eso significa ser 'casta'; lo que no es el ovetense Rivi, que lleva muchos años en política, pero sus ciudadanos ya le han votado muchas veces.

De modo que Martín (a quien aprecio por otras razones) no es un candidato para este tiempo... y menos para IU, muchos de cuyos votantes están a un tris de irse con Pablo Iglesias. O se han ido ya.

Porque a los de enfrente les da igual que los suyos sean casta, corruptos o lo que sea; ellos votan a lo suyo, y ya está.


Pero en las elecciones de mayo se juega más que la elección de un equipo u otro; se elige entre dos modelos, el de las empresas o el de la gente, como se verá el domingo en Grecia. Y para esa batalla Aurelio Martín es un diplodocus, por bien que a mí me caiga.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE