Editorial / Liderazgos

El principal enemigo de los políticos es la urna, porque cualquiera puede aparentar ser un líder, pero si la urna no lo ratifica su liderazgo se deshace como un azucarillo en un vaso de agua. Al Periodismo le pasa lo mismo con la audiencia: la mejor información o el análisis más certero sólo sirve para envolver pescado si no se vende en el quiosco.

Y el problema de los liderazgos no es alcanzarlos, sino mantenerlos (como está descubriendo el nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez). Eso también pasa en el Periodismo: al día siguiente de que a uno le hagan director de un medio le falta un día menos para que lo destituyan.

Pero al segundo del jefe no; por eso hay gente que se resiste a ponerse al frente de una organización, tanto en el Periodismo como en la Política, y opta por ser un futurible toda su vida.

Y eso es lo que debe de estar detrás de la decisión de Francisco Álvarez Cascos de no seguir presidiendo Foro y no ser su candidato en mayo. Un hombre tan soberbio como él no se va a dar el batacazo que se prevé para su partido; así que sólo puede dar un paso atrás para volver después de la debacle, designado por aclamación por sus bases.

Una maniobra como ésa es peligrosísima en un partido porque cualquier vacío de poder tiende a llenarse; pero Foro es un club de fans de Cascos y no un partido como él quiere hacer creer, así que igual una estrategia tan arriesgada como ésta no pasa factura... O igual sí. Habrá que ver.

Aunque también puede ser que –como se dice– el fundador de Foro tenga problemas personales... en cuyo caso hay que callarse, porque la Política y el Periodismo importan menos que la vida. Chitón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE