La lección de Monedero

Por Félix Población

Aparte de revelar el inadmisible y deplorable ánimo de intimidación que refleja enviar a dos agentes de aduanas a su domicilio, Juan Carlos Monedero ha anunciado en una esperada rueda de prensa -accidentada por la presencia en la sala de un provocador-, que ha puesto en conocimiento de la Agencia de Protección del Estado y la Fiscalía las declaraciones del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sobre su tributación por si existiera un delito de revelación de secretos.

Llama la atención que el reventador del acto, al que sin duda hubo de acceder con una acreditación de prensa ofrecida por algún medio, no fuera desalojado del lugar hasta una hora después de la prevista para el inicio del evento, señalado para las 13,30. A no dudar, su desalojo se hubiera producido en minutos de haber concurrido del mismo modo -alborotador e histérico- a cualquier otro tipo de evento político organizado por el partido Popular o el Partido Socialista. Se trata, en efecto, del mismo sujeto que hizo lo propio en otras convocatorias en las que participaron representantes de Podemos.

Al margen de esta anomalía, que al cabo sólo ha servido para resaltar la coherencia y rigor con las que Monedero ha dado las explicaciones que debía a la opinión pública desde hace tiempo, estoy por asegurar que la personalidad, honradez y valores intelectuales del profesor de la Universidad Complutense han salido fortalecidos con los argumentos que tanto en fondo como en forma ha empleado para rebatir cuanto se ha propalado en contra de su persona y profesionalidad docente a través de algunos medios y desde las más altas instancias del Estado.

Monedero ha entregado a los medios de comunicación un dossier con la factura de los 425.000 euros que le pagó en diciembre de 2013 el Banco del Alba. Ha aportado además un informe fiscal elaborado por un despacho de abogados, que concluye que el resultado de las dos opciones de tributar (por IRPF o por el impuesto de sociedades) arrojan un resultado económico muy similar en el pago de impuestos. También consta en el dossier un estudio jurídico que asegura que estaba exento de solicitar la compatibilidad a la Universidad Complutense.

Apeló a razones lógicas de confidencialidad para no entrar en las características de los trabajos efectuados para lo Estados del Alba concurrentes en el contrato.

Si se me preguntara por una impresión a bote pronto sobre el resultado de la rueda de prensa de Juan Carlos Monedero, diría que estamos ante una personalidad humana generosa y un intelectual brillante que, además, tiene como máxima aspiración personal nada menos que la propuesta y el debate de ideas con la calle, en la que quiere estar y convivir para dar vida a un país más decente. Yo se lo agradezco de veras porque, después de cuanto se dijo sobre él en las últimas semanas, la política y el periodismo en este país dan mucho más asco que pena y necesitamos voces, talantes y talentos como el suyo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE