Machismo y violencia en el fútbol

Por Marisa Baviano

El machismo y la apología de la violencia de género en campos de fútbol con cánticos de apoyo a un jugador por la hazaña de maltratar a su novia, han venido siendo habituales al parecer, esperemos que se hayan acabado definitivamente.

Rubén Castro, jugador delantero del Real Betis Balompié de la Segunda División de España, está acusado de cuatro delitos por malos tratos, y ha tenido que ser la abogada de la mujer maltratada la que ha pedido que se haga algo al respecto, y por fin se han empezado a tomar medidas, no vaya a ser que se dañe algo la imagen del club…

Mucus, inteligencia natural de un moco, que nació en Chorilandia y en una “cultura huevolucionada”, suele tener conversaciones con Bolonio “un ser de mirada machista” que cuenta con tantos seguidores y tanta fratría que dan grima, pero a ellos se ve que les basta creer que “van sobrados”, siempre y cuando el resto no haga nada al respecto.

Pues bien, Mucus aclara que mirar, pensar, apoyar y en general hacer por pelotas, entra dentro no ya del machismo, sino del “mamarrachismo”, concepto mucho más huevolucionado dadas las circunstancias.

Así, a partir de hoy es posible que a las puertas de cualquier estadio de fútbol  o cualquier local al que acudan personas que usen el cerebro, se puedan encontrar carteles como estos:

“Prohibida la entrada a cualquier mamarracho por apología de la violencia de género”. O también: “Se prohíbe la apología del mamarrachismo” “La injusticia, siempre mala, es horrible ejercida contra un desdichado”.

 “Todas las cosas son imposibles mientras lo parecen”, decía Concepción Arenal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE