Malos tiempos

Por Jorge de Quintes

El año ha comenzado con malos augurios en varios países latinoamericanos. Pero sobre todo con noticias preocupantes. El 'suicidio asistido' del fiscal Alberto Nisman en Argentina deja sobre el país sudamericano una sombra de sospecha difícil de conjurar. ¿Por qué se muere el cargo judicial precisamente el día que anunció que iba a presentar una denuncia contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por supuesto encubrimiento de Irán en el caso de la mutual Amia, con 86 personas muertas?

Su par brasileña Dilma Rousseff también anda metida en problemas. La corrupción en la petrolera estatal Petrobras la ha empujado a tomar medidas duras entre algunos altos cargos de la empresa, pero su Gobierno está salpicado con indelebles manchas de 'oro negro'. Ya se había extendido un manto de pesquisas en la campaña electoral pero con el apoyo de Lula da Silva, pudo ganar la presidencia. Ahora deberá trabajar mucho y con claridad para no quedar señalada.

El mes de enero en Ecuador se cayeron dos helicópteros Dhruv, adquiridos a la India hace unos años y que siempre han estado en la mira pública. Se compraron siete aparatos y cuatro ya se han desplomado en tierra. El general Jorge Gabela que denunció irregularidades en la compra de las aeronaves fue asesinado en un oscuro crimen. El Gobierno encargó una investigación y, casualmente, después del accidente del cuarto helicóptero lo han hecho público. Dicen que fue un crimen común. La viuda lo niega y uno de los peritos independientes que participó en el informe asegura que le sugirieron borrar 35 páginas. Todo muy turbio.

Venezuela es la que se lleva la peor parte. Las colas para todo siguen en un país donde sus ciudadanos no encuentran ya ni preservativos. Si los hay, una caja de 36 unidades cuesta un salario mínimo de más de 600 dólares. No es asunto menor en un país con una alta tasa de enfermedades de transmisión sexual y de embarazos de adolescentes. La solución que ha encontrado el presidente Nicolás Maduro es encarcelar a los directivos de una cadena de farmacias y ocupar una red de supermercados. Les acusa de ser los culpables de las colas.

Este es un esbozo de panorama que supongo en España quedará ensombrecido por el eterno debate de Podemos y el escrutinio de la situación griega. Pero no conviene olvidar que los muchachos de Pablo Iglesias se fijan mucho en lo que pasa por estas tierras e, incluso, algunos han sido asesores de estos gobiernos en problemas. Algunos en graves problemas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE