EDITORIAL / Birlibirloque

La Fiscalía Anticorrupción hizo ayer un favor tremendo al Partido Popular al exculparle de sus responsabilidades subsidiarias por la gestión de dinero ocultado a la Agencia Tributaria; pero para hacerlo no le queda más remedio que reconocer que el partido que gobierna España y un buen porcentaje de sus poderes públicos tuvo contabilidad ilegal "al menos desde el año 1990 hasta 2008". Lo que confirma que las oficinas de la madrileña calle Génova son un nido de delincuentes.

Se podría ir más lejos y decir que todo el partido lo es, pero para ello habría que creer al exsenador del Reino Luis Bárcenas –también extesorero y expresidiario–, que dijo que "la estructura nacional tenía reflejo en todas las agrupaciones regionales y locales". Y ése es precisamente el favor que le hacen los fiscales (funcionarios que dependen del ministro de Justicia... no se olvide) al PP, al señalar como culpables a los sucesivos tesoreros y exculpar a la formación política.

Aunque dado que Álvaro Lapuerta –antecesor de Bárcenas– está incapacitado jurídicamente para recordar porque experimentó un ictus (lo que no les sucede al común de los españoles, que aunque hayan sufrido accidentes cerebrovasculares tienen obligación de trabajar para vivir, por orden del Ministerio de Sanidad), toda la responsabilidad caerá sobre el esquiador excarcelado.

Pero no hay problema ninguno para el partido de Mariano Rajoy, porque el indecente que comparte abrigo con Al Capone ya no es militante... Lo malo es que todo esto recuerda los ejercicios de birlibirloque: nada por aquí, nada por allá.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE