EDITORIAL / 'Fosa Nostra'

Casi 700 personas murieron ayer en el mar Mediterráneo intentando alcanzar las costas de Europa, a donde se lanzan desde el Norte de África miles de inmigrantes sin más futuro que la nada en sus países de origen. Y a este lado del mar, la población es tan poco sensible con ellos que no sabe ni cómo llamarlos: llama a esa gente 'emigrantes', cuando son inmigrantes.

La historia enseña que Occidente siempre se comportó igual extramuros: renegando de las personas y aprovechando los recursos. Cuando Europa hacía negocio en África y América dudaba hasta de si los indígenas eran seres humanos o no... y algunos coetáneos siguen aún planteándose el dilema de si respetarles o no.

La Iglesia cristiana, incluso, habla maravillas de Bartolomé de las Casas, que defendió que los nativos americanos eran como los europeos y, por eso, pretendía sustituirlos por... africanos, que eran más fuertes y trabajaban más. Las misiones jesuitas, de hecho, despreciaban tanto a sus aborígenes que los despertaba durante la noche con la esperanza de que las parejas no pudieran controlar sus instintos e hicieran niños para el poblado.

Los romanos consideraban suyo el Mediterráneo –lo llamaban Mare Nostrum– y los europeos deberían pensarse si llamarlo 'fosa nostra', porque se está convirtiendo en un cementerio de sueños rotos de camino hacia el viejo continente y su nueva Unión.

Aunque... bien pensado: si el mundo es un mercado global, ¿por qué no va a ser también global el reparto de la riqueza que genera? Habrá que pensárselo, porque así no se puede seguir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE