EDITORIAL / Nuevos partidos (I)

La irrupción de Podemos y Ciudadanos en el escenario de la actualidad tiene sacudida la sociedad española y propicia que algunos políticos digan más bobadas de las que suelen decir, como la llamativa y constante referencia que hacen a las formaciones "de siempre" para desacreditar a las nuevas.

Parte del censo creció ya en democracia, pero otra parte no. Y llama la atención que a ese espectro no le chirríen estas cosas; porque los partidos en España no tienen ni 40 años, ya que estaban prohibidos durante el Franquismo... De hecho, en aquella etapa decir "el partido" significaba decir el clandestino Partido Comunista que sobrevive a duras penas hoy tras su integración en Izquierda Unida.

El Partido Socialista Obrero Español tiene más de un siglo, pero sólo se convirtió en importante durante el mandato de Felipe González, sobre la base de absorber a casi todo el que competía con él (el PSP, la LCR, el MC... "entrismo" se llamaba esa estrategia). Por su parte, el Partido Popular nació hace unos años, como refundación de Alianza Popular. Y UPyD es de anteayer –como quien dice–, pues su presidenta compitió con José Luis Rodríguez Zapatero y José Bono por liderar el PSOE.

De la irrupción fulgurante de un partido fugaz sí sabe, en cambio, España, donde gobernó Unión de Centro Democrático, que duró cinco años y se descompuso cuando Adolfo Suárez cayó destrozado por las intrigas internas.

Así que conviene conocer la propia Historia si no se quiere hacer el idiota...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE