EDITORIAL / Semanas buenas

Dicen los datos oficiales que la reciente Semana Santa no fue en Asturias de pasión, en el sentido mundano del término, sino de bonanza económica; aunque hay que preguntar a los comerciantes porque quien maneja la información de referencia es la Política y ésta está empeñada en decir que lo peor ha pasado en la economía de España.

Porque este es un año muy electoral y hay que impedir que el electorado llegue a la urna rabiado, no vaya a ser que pegue una patada al sistema y lo mande todo a tomar por el saco... de momento ya ha situado en escena a Podemos y Ciudadanos, en los comicios de Andalucía. Y ahora toca votar en los ayuntamientos y algunas comunidades autónomas.

Podemos es una agrupación de la izquierda utópica y Ciudadanos una opción de la derecha pragmática. Se ponga como se ponga su base electoral, es evidente que Mariano Rajoy es el político más mentiroso y más cínico que ha tenido este país. Y que en capacidad intelectual no está muy por encima del boborolo Rodríguez Zapatero, aunque hace menos pijadas que él porque la Economía no está para aventuras.

De modo que la gente bien pensante busca una alternativa en el modoso Albert Rivera, igual que el electorado inquieto se ha fijado en la coleta de Pablo Iglesias. Pero los dos tienen problemas para afianzarse como opciones de gobierno: el primero es catalán y buena parte de la derecha odia todo lo que venga de aquella tierra; y el segundo no tiene gente a la altura para sacar de Madrid su discurso regenerador (en Asturias, su caso es paradigmático: está partido por la mitad por el tema del asturiano, que interesa a muy poca gente aunque ése sea un 'personal ruidoso').

En cualquier caso, vienen semanas buenas en el discurso oficial, que pintará de rosa la actualidad por las elecciones como ya ha hecho con la Semana Santa. ¡Qué horror!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE