Renovar la jurisprudencia islámica

Por Mohamed Boundi

Mientras en muchas partes del mundo árabe, los derechos humanos están ignorados y vulnerados como consecuencia de guerras fratricidas y civiles, una pléyade de juristas, doctores de la ley e investigadores exploran en la 14 conferencia sobre “El desarrollo de las ciencias de la jurisprudencia islámica” (Mascat: 5 – 8 abril) en Omán, los modos de renovar el pensamiento jurídico en el Islam.

La Conferencia ha ofrecido la oportunidad de repasar las distintas experiencias  intentadas en los siglos pasados para mejorar la jurisprudencia islámica y plantear los problemas actuales que exigen la adaptación del derecho islámica a la vida cotidiana actual.

Tiene como objetivo unificar las interpretaciones que se han de la Chari’à (la ley islámica) en un momento crucial que atraviesa la nación árabe. La idea es desmitificar el discurso de los grupos armados que recurren a la violencia para desestabilizar al mundo árabe dictando “fatuas” baladís (pronunciamientos legales en el Islam) para justificar sus métodos abyectos e inhumanos.

Con el auge del integrismo, la multiplicidad de referencias ideológicas sin fundamento histórico y la emergencia de Estado Islámico de Iraq y el Levante (ISIS o Daish en árabe: un Estado fantasma en el Medio Oriente), el mundo árabe está involucrado en una guerra inaudita. Ha surgido también en el espacio público una infinidad de corrientes religiosas que hacen su propia interpretación del Islam. Son ayudadas por predicadores profesionales y cadenas de televisión temáticas por satélite. Predican un falso concepto del “Yihad” para legitimar el asesinato, el exterminio de las minorías religiosas y la destrucción del patrimonio humano.

La idea central de la Conferencia insiste en la preeminencia del Corán como fuente fundamental de la vida para gestionar las relaciones entre todas las personas a pesar de su color de piel, su etnia, raza o confesión. Los valores del Islam predican el respeto de la diversidad y de la diferencia, un concepto que está ignorado por los integristas del ISIS en Siria, Iraq, Yemen, Libia, Kenya o Somalía. En este caso, interviene el fiqh (jurisprudencia islámica).

Organizada por el ministerio de los asuntos religiosos de Omán, la Conferencia se considera como une prueba de pragmatismo para, de un lado, contribuir a la riqueza del pensamiento jurídico en el mundo islámica, y de otro lado, privilegiar el diálogo, la reflexión y el consenso entre las distintas escuelas jurídicas y ritos islámicos en la difícil fase que vive el mundo árabe.

Lo que es cierto es que la obra de los doctores de la ley en Islam, acumulada a lo largo de los siglos, tiene una significación particular por haber instaurado las  reglas de la jurisprudencia y del Ijtihad (esfuerzo de comprensión e interpretación) y de la renovación constructiva. Actualmente, en el siglo XXI, se considera necesario repasar la historia de este patrimonio jurídico organizando conferencias, seminarios y coloquios para colaborar en el desarrollo de la jurisprudencia islámica.

En total, 57 comunicaciones, repartidas entre siete paneles, han sido presentadas por investigadores, académicos y políticos. Se trata de los origines de la teoría de la jurisprudencia islámica contemporánea; las teorías jurídicas basadas en la sunna (conducta del profeta Mahoma), la tradición, el interés y el derecho positivo;  la jurisprudencia contemporánea y los métodos de Al Ijtihad moderno; la jurisprudencia en materia de justicia en el Islam; una aproximación filosófica y reglas de la jurisprudencia islámica (apostasía en Islam, paz civil, relaciones inter-religiosas e interculturales, el exterminio y el tráfico de seres humanos); la jurisprudencia islámica de la familia; la jurisprudencia islámica en los aspectos modernos de la vida (gestante subrogada, donación de órganos, comercio electrónico, matrimonio temporal).

La Conferencia interviene en un momento en el que muchos países árabes se encuentran en el ojo del huracán, atacados por organizaciones extremistas que son financiadas por grupos ocultos. Su credo es sembrar el terror, amenazar sin excepción la estabilidad de todos los Estados árabes y debilitar la unidad árabe.

El objetivo sería, a través de tales conferencias, hacer llegar un mensaje de paz para aplicar los valores del Islam que insisten en la tolerancia, el respeto mutuo, la confraternidad y la solidaridad. En estos tiempos de guerra, es imprescindible parar la violación de los derechos humanos, la destrucción de los aspectos de la civilización humana, incluso las obras arqueológicas. Es el resumen de las charlas que hemos tenido con algunos académicos en la Conferencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad