Rodrigo 'el Rata'

Por Joaquín del Río

La detención y luego liberación de Rodrigo Rato es el último esperpento de la política española, pero no porque su protagonista haya estado a un 'dedazo' de José María Aznar de ser presidente del Gobierno o por sus maldades, sino porque confirma que el Partido Popular lleva años siendo la cueva de los cuarenta ladrones de Ali Babá; y porque indica que Mariano Rajoy debería estar a un paso de entregarse a la Policía... por no hablar de Álvarez Cascos o de Javier Arenas.

El partido que tiene su sede nacional en la madrileña calle Génova –cuya reforma se pagó con dinero opaco a Hacienda, según la Fiscalía del Estado– no es mucho mejor que aquella formación republicana por la que tuvo que dimitir el presidente de EEUU Richard Nixon, que –al fin y al cabo– sufrió un 'impeachement' sólo por mentir desde su cargo público, lo que aquí hace cada día desde el presidente del Ejecutivo hasta el alcalde del último municipio.

Rato fue un caradura toda su vida; y en Madrid se le llamaba Rodrigo 'el Rata' cuando yo vivía allí... la época en que Miguel Blesa se paseaba por la capital con su Ferrari o en que los políticos hacían alarde de su vigente cocaína, su nueva cónyuge y su gran casa (las tres 'c' de las que hablé alguna vez). Pero en eso nadie se fijó hasta ahora.

Cuando el PP necesita un chivo para expiar los pecados de su corrupción de cara a las elecciones... lo que recuerda aquella noche en que el PSOE de Felipe González encarceló a Mariano Rubio porque éste "le había decepcionado"; aunque no tenía –ni de lejos– motivos para hacerlo. Y sólo porque estaba estupefacto tras conocer las andanzas de Luis Roldán, su director general de la Guardia Civil.

A mes y medio de unos comicios como los del 24M, no hay partido que resista un seísmo como el de descubrir las vergüenzas de uno de sus líderes históricos (como es para el PP el hacedor del 'milagro económico' de Aznar)... aunque lo mismo se puede decir de la Federación Socialista Asturiana y la fortuna oculta de José Angel Fernández Villa; de modo que veremos. Y será en menos de un mes y medio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad