Vida grafeno

Por Joaquín del Río

Mi colega Arturo Téllez (serio e inteligente, donde los haya) publica un libro con su colaborador Carlos Gil de Gómez que lleva por título ¡Vida grafeno', una metáfora de la vida moderna que hace referencia al nuevo material de moda en la industria, que es dúctil aunque es diez veces más duro que el acero, por lo que se espera mucho de él.

El libro es la confrontación entre dos formas de pensar: la que observa la vida como algo cambiante ("líquida", en el sentido del sociólogo Zygmun Bauman, premio Príncipe de Asturias en 2009) y la que ve la actividad humana anclada en valores tradicionales ("sólida", según el mismo pensador).

Su aportación es muy interesante porque apunta que la condición del hombre resulta tanto de aspectos circunstanciales como de principios seculares; así, el periodista Téllez llama la atención sobre cómo cambian cosas que se consideran inmutables (el enfrentamiento EEUU-Cuba, la honestidad de Fernández Villa o la pureza de Rodrigo Rato, por citar sólo referencias recientes, aunque se podría hablar del Muro de Berlín o el mundo de Bretton Woods), mientras el politólogo Gil apunta que hay pulsiones en el ser humano desde el principio de los tiempos, como el sectarismo o la intolerancia.

En una lluviosa tarde de fin de semana en la que mis paisanos están pendientes de los partidos de fútbol, agradezco enormemente asistir a una discusión de este nivel... aun con un ojo puesto en los resultados, como todos.

¡Suerte, Arturo y Carlos! El mundo editorial es incierto y, aunque ya lo conocéis, os deseo el mayor de los éxitos... vuestro libro lo merece.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE