EDITORIAL / Ayuntamientos rotatorios

Izquierda Unida presentó ayer una inteligente propuesta que pretende salvar las alcaldías de Oviedo y Gijón: quiere que el PSOE y la marca local de Podemos compartan programa y se alternen al frente de la corporación de la ciudad más poblada. Pero la voluntariosa propuesta no va a salir adelante, porque Xixón Sí Puede puede impedir que José María Pérez sea alcalde por delante de expulsar a la derecha de los gobiernos municipales.

Así que igual es mejor que las huestes de Mario Suárez Fueyo hagan lo que quieren y se retraten ya ante su electorado, para que éste no se deje engañar otra vez por Pablo Iglesias en las elecciones generales de noviembre, donde España y su gente se juegan mucho: seguir con los recortes para pobres o reescribir el presupuesto con más experiencia de la que tiene un profesor universitario.

Y lo mismo habría que decir de Oviedo, donde Agustín Iglesias Caunedo no es –ni de lejos– un simple continuador del casposo Gabino de Lorenzo, de modo que igual compensa amortizar el excelente alcalde en la sombra que podría ser Roberto Rivi Sánchez Ramos a cambio de evitar que llegue a la Alcaldía una pardilla como sería Ana Taboada y de conseguir que nadie vote a Podemos en los comicios para La Moncloa.

Eso sí, en justa reciprocidad, todos los partidos deberían impedir que los outsiders de Dani Ripa tengan pito que tocar en la política asturiana, para que en la próxima legislatura se queden en un amargo recuerde; así que nada de entrar en la Mesa del Parlamento Autonómico ni tocar cualquier poder... van que arden con tener escaño y grupo propio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad