EDITORIAL / Con Grecia

Los griegos viven una situación que todos los europeos menos ellos consideran compleja; porque llevan tanto viviendo al borde del abismo que deben de estar deseando romper la baraja. Al fin y al cabo, el famoso corralito que vive el país perjudica a quienes necesitan más de sesenta euros al día para vivir... lo que en Grecia quiere decir muy poca gente.

¿Qué es lo que pasa en aquel país? Es fácil: debe tanto dinero que no es capaz de pagarlo. Y ¿por qué debe tanto? Porque los gobiernos del PASOK y el ERE llevan años comprando paz social sobre la base de pagar con dinero público a muchos ciudadanos y, sobre todo, de contentar a sus militares, que siendo de un país muy pequeño tienen uno de los mayores ejércitos del mundo (inflado con dinero de todos para conjurar el riesgo de golpe de Estado).

La propaganda pro-Europea culpa a los empleados públicos de la situación de Grecia, pero la verdad es que es culpa de sus elites: el Ejército, la burguesía, los ricos, etcétera. Porque lo que pretende el 'corralito' aprobado por el Gobierno de Txipras es impedir que salga del país buena parte del capital de los adinerados, como lleva haciendo desde las elecciones.

Y ¿por qué se llama a eso 'corralito'? Porque así lo llamó un periodista argentino cuando el presidente De la Rúa hizo eso mismo en Buenos Aires; en Argentina (como en España), un corralito es un espacio donde juega un niño... y que no le permite escapar; de modo que el periodista hizo una metáfora para indicar que el Gobierno impedía que huyera el dinero.

En realidad, esto de Grecia es como el clásico Despotismo Ilustrado –conocido por la frase "todo para el pueblo, pero sin el pueblo"–, sólo que con tinte de clase: todo para el dinero, pero sin el dinero. Porque la UE está defendiendo los intereses de los bancos alemanes, que parecen haber olvidado que su beneficio deriva de algo llamado 'riesgo y ventura', es decir de la posibilidad de que sus perspectivas de negocio salgan mal. Pero el nuevo capitalismo ('neoliberalismo', lo llaman algunos) no es así; ahora, si el negocio sale se lleva el dinero el banco; y si no sale lo pagan los ciudadanos. Como en Grecia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE