EDITORIAL / El Colegio

Quedó constituido ayer el Colegio de Periodistas de Asturias, a instancias de la Asociación de la Prensa, con la que convivirá en la representación del colectivo profesional de los informadores de esta tierra. Y hay que tener más formación jurídica de la que tiene 'Astures' para entender qué diferencia hay entre un colegio y una asociación, pero seguro que si los colegas jóvenes quieren algo así será por algo.

Porque esta iniciativa salió adelante en el seno de la AP de Oviedo por el apoyo que encontró entre los informadores de menos edad, que necesitan defenderse del intrusismo que vive la profesión, contra el que aprendieron a luchar los veteranos, quienes –sin embargo– perdieron la batalla de la opinión pública: la gente llama "periodista" a cualquier indocumentado que salga en un medio de comunicación, aunque diferencia bien a unos sanitarios de otros.

Efectivamente, en la Prensa trabaja mucha gente (periodistas, técnicos, teclistas, secretarios, conserjes, chóferes...), pero ni su quehacer ni su formación son intercambiables, como pasa en un hospital (donde hay médicos, enfermeras, auxiliares, celadores, vigilantes...). De hecho, el informático de un medio tiene más que ver con el informático de un hospital que con su compañero reportero, aunque trabaje con él codo a codo.

Cualquier periodista profesional advertirá –no obstante– a los colegas jóvenes de que el intrusismo es la menor de las batallas que tendrán que ganar (hasta en su familia sufrirán el descrédito de esta actividad), pero bien está que empiecen por ella. Así que bienvenido sea ese colegio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad