EDITORIAL / Opinadores

El director de un diario asturiano ofreció la cabeza de su 'opinador' de referencia la noche electoral del 24M, en cuanto comprendió que había perdido las elecciones municipales su candidato preferido... y éste es un ejemplo de lo peor en que ha devenido la Prensa en España, desde que decidió jugar a la Política en lugar de verla desde la distancia (como le corresponde).

No es que el personaje con el que se comercia merezca ningún crédito –vista la facilidad con que defendió una cosa y la contraria–, pero la Opinión de un medio es un intangible con el que nadie debería comerciar... salvo que no se considere el Periodismo sino un medio de negocio, lo que no debería aceptar ningún profesional.

Puede que ahí esté el problema, en que los medios mueven tanto dinero hoy que ya no cuentan con profesionales para hacerlos; y hasta ponen en manos de mercenarios los sacrosantos artículos y las columnas... pero en el pecado llevarán la penitencia, entonces, porque la credibilidad de la comunicación es directamente proporcional a su independencia de criterio.

Lo sabe bien 'Astures', que no tiene ayudas ni por la derecha ni por la izquierda porque todo el mundo lo considera poco manipulable; aunque los dos aciertan en ello, porque a sus periodistas no los maneja "ni la madre que los parió", como decía Alfonso Guerra que iba a pasar con España tras el paso de Felipe González por el palacio de La Moncloa.

Y eso que no es tan diferente este país del que dejó Franco como lo es este medio de los que le rodean... por ejemplo, ése que puso en la picota la cabeza de su jefe de Opinión la noche del 24M.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad