El problema de 'la casta'

Por Joaquín del Río

Buena parte de la sociedad española odia a día de hoy lo que llama 'la casta', un grupo de gente que lleva toda su vida viviendo del dinero público y que nunca hizo otra cosa. El problema para los debates surge cuando uno trata de definir ese término... porque ¿qué es 'la casta'?

Mucha gente dirá que 'casta' es el langreano José Ángel Fernández Villa, líder del SOMA que pasó más de tres décadas liberado por su sindicato y que ahora está siendo investigado por ocultar su fortuna a Hacienda... pero habrá quien diga que no, porque de la 'casta' son los políticos, pero no los sindicalistas. De manera que lo son Álvarez Cascos o Tini Areces, pero no Justo Braga, Juan Manuel Martínez Morala o Mario Suárez Fueyo, pese a que los segundos llevan tanto tiempo fuera del mundo del trabajo como los primeros.

Pero ¿y entonces?: Aurelio Martín –candidato de IU en Gijón– ¿es 'casta'?, dado que lleva más de 35 años viviendo de la política... ¿Y Gaspar Llamazares?, que lleva otros tantos... No: ellos no son casta porque son de Izquierda Unida y se dicen cerca de los sindicatos.

¡Ahhhh, bien! Entonces no son 'casta' ni la gente de IU, ni la de los sindicatos... pero ¿lo es la gente de los partidos minoritarios, que lleva tiempo sobreviviendo gracias a la política? No, esa gente tampoco lo es, porque está fuera del régimen de 1978. Aunque lejos de ese sistema también está Falange y el resto de la ultraderecha, que son considerados 'casta'.

De modo que todo indica que son 'casta' el PP, el PSOE, el CDS y la UCD –que ya ni existen– y entonces uno se pregunta para qué valen los nuevos términos si solo quieren decir lo de siempre... como hizo el filósofo Karl Jasper, que se preguntó si diferenciar nazis de alemanes en los años treinta y cuarenta del siglo XX era otra cosa que absolver de 'el problema de la culpa' de los asesinatos masivos a la mayor parte posible de la población.

Convendría dedicar un tiempo a reflexionar sobre el tema, para saber qué está pasando con la llamada 'casta', a dos días de las investiduras de Oviedo y Gijón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad