Manolete

Por Joaquín del Río

Algunas declaraciones y un engañoso cartel de la Corriente Sindical de Izquierda se autoinculpan de la muerte del torero Manolete y otros males de la sociedad española para negar que sea responsable del gobierno de Foro en Gijón, que es cosa suya aunque no por activa, sino por pasiva.

Lo explico: la candidatura de Xixón Sí Puede (de Podemos y Equo, aunque manejada en la sombra por la Corriente Sindical de Izquierda, como ya sabe a estas alturas cualquier ciudadano informado) se abstuvo en las votaciones para designar un alcalde de izquierda para la ciudad más poblada de Asturias, lo que permitió a las huestes de Cascos seguir al frente de la corporación, como indica la Ley Electoral General –y como sabían los ediles de la lista de CSI–, así que no tienen culpa alguna de la muerte de Manolete (que falleció antes de que existiera ese sindicato, dicho sea de paso) pero sí son responsables de que la derecha ultramontana conserve el bastón de mando en esta orilla del Cantábrico.

Manolete fue un diestro que nunca hubiera podido torear en un Gijón gobernado por las gentes de Xixón, de modo que es indecente utilizar su memoria en defensa de una operación cainita del peor calibre... Y eso que no soy yo –que me considero antitaurino– el mejor crítico para el uso espúreo de la 'fiesta nacional', aunque tampoco creo ser el más tonto del pueblo, de manera que me doy cuenta de cuándo quieren utilizarme y se lo advierto a mis lectores, para que no caigan en la trampa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad