Compartir es la respuesta

Por Juan Tomás Frutos

Cada día nos propone aprendizajes que hemos de tomar sin prisas, con la perspectiva de lo que supone el mimo de la voluntad y el anhelo de estar en paz con uno mismo. El equilibrio contribuye a la dicha. La complicidad en positivo es un milagro que hemos de ponderar.

Identifiquemos a los amigos, así como sus tonos de color. Pensemos. Demos con las reflexiones que nos hacen vivir en la identidad perfecta, la que nos procura un punto de tranquilidad. Progresemos con la verdad por delante.

Impliquemos a cuantos vienen con el don más básico. Los cimientos de la esperanza tienen que ver con lo honroso, con el altruismo, con ayudar a los demás, con viajar sin esperas inútiles. Seamos prácticos con tiento y a buen paso. Hay futuro.

Revisemos lo que hagamos en lo cotidiano con el afán de ir mejorando. No nos expresemos en trances de cansancios. La existencia es plenitud con improvisaciones calculadas. Nos debemos percibir con la intención más singular.

Contemplemos lo característico desde la creencia en lo finito. Nos hemos de entregar con vehemencia a los menesteres que asoman por nuestros periplos humanos.

Prediquemos con ejemplos, con hechos, con eventos de versiones caracterizadas por la amistad. Debemos invitarnos a la felicidad. Tenemos que cultivarla y sacarle rendimiento. Es un tesoro poder disfrutar de brazos coaligados.

Apoyemos las tentativas más sugerentes, las que nos pueden impeler a una caricia singularmente sincera, que es la actividad más fructífera. Va más lenta, pero es efectiva. No fomentemos los caballos de batalla, que cansan y rompen para nada.

Creamos en cesiones, en entendimientos, en acercamientos, en ilusiones sin fondos extraños. Hagamos caso a los corazones. Tengamos una óptima memoria. Si miramos hacia atrás que sea para no reiterar los errores. Formarnos es una tarea a largo plazo.

Pongamos talento y buenos propósitos para acercarnos a las sinceridades de sensaciones complementarias con la vida, que ha de basarse en el raciocinio. Impliquemos a los aliados con aires de salvación. Conozcamos quiénes somos. Debemos estar contentos. Cuando ostentamos esta actitud, el ciclo es ideal.

Emociones
Captemos las emociones con unas características diáfanas. La capacidad se desarrolla no parando en las opciones con las que nos recorremos. No permitamos que la historia se sustente en fingir afectos y efectos: movamos cielo y tierra para ejercer la jovialidad. Sensibilidad no es igual siempre a fragilidad.

Nos hemos de salpicar de la suficiente alegría para ubicarnos donde proceda. El entusiasmo y la fe en lo que hacemos mueven los genuinos intereses, ésos que no sucumben a los ataques de los vándalos que no creen en la persona. Nos debe bastar el amanecer para aprovisionarnos de la energía suficiente para seguir. El alba es un acontecimiento excepcional.

Digamos que estimamos y expresemos los porqués. No dejemos atrás lo que nos permite ser. Hemos hallado respuestas que hemos de compartir. Para eso sirven.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE