EDITORIAL / Por un asesor para la ONU

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha declarado este 2 de noviembre de 2015, primer Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, que la impunidad que se produce en la inmensa mayoría de los asesinatos periodistas favorecen la censura de los gobiernos.

“Hoy recordamos a los periodistas y trabajadores de los medios de comunicación que han perdido la vida en acto de servicio”, ha dicho Ban Ki-moon al recordar que en la última década han resultado muertos más de 700 periodistas, uno cada cinco días, “simplemente por llevar al público noticias e información”.

Ban Ki-moon  sostiene que muchos periodistas “perecen en los conflictos que cubren de forma tan valiente, pero demasiados han sido silenciados deliberadamente por tratar de decir la verdad. Solo se resuelve el siete por ciento de esos casos, y menos de uno de cada diez crímenes se investiga plenamente”.

A su juicio, esa impunidad “agrava el temor entre los periodistas y permite que los gobiernos censuren con inmunidad”, por lo que “debemos hacer más para combatir esta tendencia y asegurar que los periodistas puedan informar libremente. Los periodistas no deberían autocensurarse porque temen por su vida”.

La Asamblea General proclamó el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas para resaltar la necesidad urgente de proteger a los periodistas, y para conmemorar el asesinato de dos periodistas franceses en Malí el 2 de noviembre de 2013.

La directora general de la Unesco, Irina Bokova, aseguró a su vez que ha insistido en la necesidad de investigaciones más exhaustivas: “En los últimos seis años, he condenado pública e inequívocamente más de 540 casos de asesinatos de periodistas, profesionales de los medios de comunicación y productores de contenido para las redes sociales que generan una cantidad significativa de información”.

La directora general alertó que cada vez que el responsable de un crimen evade la rendición de cuentas, alienta a otros criminales y provoca un ciclo vicioso de violencia.

RSF rebautiza calles de París
Reporteros sin Fronteras (RSF) ha rebautizado este 2 de noviembre de 2015 un total de doce calles de París en homenaje a periodistas asesinados, torturados o desaparecidos, que permanecen en la impunidad, en donde se encuentran las embajadas de los países contenidos, para subrayar la falta de respuesta de estos Estados y su obligación de emplear los medios necesarios para que los culpables de estas agresiones rindan cuentas ante la justicia.

RSF propone participar en la campaña #FightImpunity, en la que se presentan de forma detallada los casos de crímenes que permanecen impunes, como el del libanés Samir Kassir, el del francés Guy-André Kieffer o el de la mexicana María Esther Aguilar Cansimbe, y se ofrece a los internautas la oportunidad de actuar de forma individual dirigiéndose directamente por mail o tuit a los jefes de Estado o de gobierno de los países concernidos. Gracias a un dispositivo las personas solidarias con los periodistas puede enviar correos electrónicos para pedir directamente a las autoridades que se haga justicia.

En 2015 se agregaron cinco nuevos rostros a esta lista, entre ellos el de Sofiane Chourabi y Nadhir Ktari, periodistas tunecinos que desaparecieron en Libia en septiembre de 2014, así como los de Ghislaine Dupont y Claude Verlon, reporteros de Radio France Internationale (RFI), asesinados el 2 de noviembre de 2013 en Kidal, Malí. Semanas después de este crimen, el 18 de diciembre de 2013, la Asamblea General de las Naciones Unidas creó el Día Internacional para poner fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, eligiendo precisamente la fecha en que murieron estos periodistas.
“Los casos de impunidad que presentamos son los terribles símbolos de la inercia, incluso de la abstención voluntaria de ciertas autoridades”, explica Christophe Deloire, secretario general de Reporteros sin Fronteras. “Este día es la ocasión de rendir homenaje a las víctimas, de recordar a los Estados su obligación de garantizar la seguridad de los periodistas y de luchar contra la impunidad. Quienes atacan a los periodistas deberán responder por sus actos tarde o temprano”, añade.

Hayan sido ejecutados, víctimas de atentados, hayan muerto por tortura o desaparecido, estos periodistas pagaron por su compromiso a favor de la libertad de información. Algunos casos se han vuelto simbólicos, otros son menos conocidos. En los últimos diez años, cerca de 800 periodistas han sido asesinados en el ejercicio de sus labores. Desde el 1 de enero de 2015, 48 periodistas han sido asesinados. A fin de luchar contra la impunidad, Reporteros sin Fronteras pide que se nombre a un asesor especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la protección de periodistas.

NOTA.– 'Astures' publica esta nota junto a varios medios de comunicación de todo el mundo, entre otros 'Periodistas en Español'.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE