Lapidada una chica de 19 años en Afganistán

Por Mercedes Arancibia

A finales de octubre de 2015, una chica afgana de 19 años fue lapidada en Firozkoh, capital de la provincia de Ghor, tras ser acusada de adulterio, escribe Najiba Madadi en el digital internacional Global Voices.

Un escueto vídeo, difundido por Radio Free Europa, muestra a la chica –identificada como Rokhshana– sepultada hasta el cuello, gritando mientras un corro de hombres le tiran piedras al grito de “No existe más dios que Alá”.

"Rokhshana estaba obligada a casarse con un hombre mucho más viejo contra su voluntad, y la han lapidado porque la descubrieron cuando huía con otro hombre", ha declarado a la cadena Tolo News el jefe de la policía municipal de la provincia de Ghor, general Mustafá, el 25 de octubre una vez sucedida la lapidación.

La Gobernadora Provincial Seema Joyenda —una de las dos mujeres afganas gobernadoras— ha explicado que la familia de Rokhshana quería obligarla a casarse en contra de su voluntad: “El hombre que escapaba con ella ha recibido un castigo menor (100 bastonazos) y ya se encuentra bien. No es el primer caso que sucede en esta provincia, ni será el último”.

La muerte por lapidación de Rokhshana, escribe Najiba Madadi, recuerda un famoso refrán afgano: “La mujer está hecha para la casa o para la tumba”. Un oficial local, Mohammad Zaman Azimi, ha responsabilizado de su muerte a los talibanes que controlan el pueblo en que se produjo la lapidación, y el periódico local 8am ha escrito que la orden de lapidación partió del religioso Mullah Yosuf, hermano del hombre que había rechazado la víctima.

Según la investigación efectuada por '8AM', Rokhshana era una chica guapa que solo tenía estudios medios. Era la segunda vez que se escapaba de casa tras rechazar un matrimonio arreglado por su familia. La primera vez huyó con un chico que le gustaba pocos meses antes de casarse con un hombre adinerado del pueblo. Finalmente, tuvo que regresar porque la familia del hombre rechazado había amenazado a la suya; para entonces el tipo ya no estaba interesado en ella y se casó con su hermana.

Ahora, un hombre de 55 años había ofrecido por ella una cantidad importante de dinero al padre de Rokhshana. A pesar de su rechazo, y de la amenaza de escapar de nuevo, el padre aceptó la propuesta y la chica llevó a cabo la amenaza escapando con Gul Mohammad, hijo de un hombre con poder en el pueblo.

El vídeo de la lapidación, que dura dos minutos, llegó a la emisora a través del teléfono móvil de un testigo ocular y ha provocado una oleada de indignación y críticas en las redes sociales, tanto contra la indiferencia política como contra el integrismo religioso.

“La horrible noticia de la lapidación de Rokhshana ha coincidido con el éxito de Maryam Monsef, refugiada afgana en Canadá, quien acaba de ser elegida ministra de la Institución Democrática en el gobierno del joven primer ministro Justin Trudeau. Los internautas han comparado las vidas de las dos mujeres afganas”.

El código penal afgano no establece ninguna pena para la lapidación; por el contrario, en 2013 algunos parlamentarios extremistas presentaron una moción para legitimarla, que fue rechazada por el presidente de entonces, Hamid Karzai, quien propuso sustituirla por “detención prolongada” para castigar el adulterio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad