EDITORIAL / Hartos del PP

Activos del Partido Popular de varios niveles (militantes, dirigentes, etcétera) empiezan a manifestarse hartos de la corrupción en sus filas. Y no es para menos: en el País Vasco acaban de decir que ser popular allí suponía estar amenazado de muerte, mientras en Madrid o Valencia significaba llevárselo crudo. Y algo así ha dicho 'Astures' muchas veces.

Este medio conoce bien a las gentes de ese espectro y sabe que entre ellas hay mayoría de gente honrada y honesta que no se merece estar dirigida por una banda de ladrones como la que está siendo perseguida por los tribunales... o la que se esconde de ellos tras figuras como el aforamiento.

Esta figura de protección es una de las cosas que persigue el pacto PSOE-Ciudadanos, pero está recogida en la Constitución, así que no se puede derogar sin el apoyo del PP, como las Diputaciones y otras cosas (hacen falta dos tercios de las Cortes generales para modificar la Carta Magna, en este sentido o en cualquier otro).

El acuerdo con Albert Rivera tiene el refrendo de las bases socialistas y eso supone una victoria gigante para el secretario general, que ya puede cerrar la boca de sus 'barones'... lo que significa que el poder de las cúpulas ha terminado (aquello que Alfonso Guerra llamaba "el que se mueve no sale en la foto", que impuso en el PP el general secretario Cascos y en el PCE Santiago Carrillo).

O sea que Pedro Sánchez es el primer beneficiario de los nuevos modos que trae Podemos a la política española... modos que, quizá, ni siquiera Pablo Iglesias sepa manejar bien. Esta semana empieza el primer intento de investidura del socialista guapo. A ver cómo le sale... porque el PP cruza los dedos para que fracase, aunque media España está harta de Mariano Rajoy y muchos de los suyos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE