EDITORIAL / Janli

El periodista Juan Luis Cebrián –factótum del Grupo Prisa, dueño de 'El País', la SER, Canal Plus, la Cuatro original, CNN+ e innumerables revistas– se está revelando como el canalla que peor reacciona ante la caída del llamado 'régimen de 1978', cuya cara más visible es el socialista Felipe González, amigo suyo y quien le ha hecho millonario (como él mismo).

En la última semana, Prisa ha rescindido la colaboración de dos periodistas: el veterano Miguel Ángel Aguilar en el diario y el joven Ignacio Escolar en la cadena de radio. Y a los dos por el mismo motivo: tener una opinión personal distinta a la oficial de sus editoras, lo que parece que Cebrián no perdona.

Y la profesión no se puede callar ante tamaño desatino, porque el propio 'Janli' –como se le llamaba cuando la Transición que dio origen al citado régimen– se benefició de la amnesia colectiva cuando la izquierda olvidó su pasado falangista y elevó el periódico que dirigía a la vanguardia del nuevo régimen político que se impuso tras la muerte de Francisco Franco... cuando todo el mundo se exhibía en público con 'El País' bajo el brazo para hacerse querer.

Pero sucedió que en aquel periódico –promovido por derechistas de relumbrón, como Manuel Fraga, Óscar Alzaga y otros– figuraba como pequeño accionista un pequeño editor cántabro a cuya empresa benefició el PSOE descaradamente durante décadas; la compañía se llamaba Editorial Santillana y el personaje era Jesús de Polanco, cuya primera esposa hizo albacea a Cebrián cuando la declararon incapacitada... y de ahí le llovieron a Janli muchos millones.

Prisa hizo muy bien 'El País' –sobre la base de traicionar lo que iba a ser 'Diario16', pero ésa es otra historia– y muy mal todo lo demás, hasta el punto de que está acuciado por sus acreedores aunque su jefe supremo sea supermillonario; y resulta que ahora reacciona a la libertad de expresión peor que el fascista estadounidense Donald Trump.

Pero las cosas ciertas son verdad las diga Agamenón o su porquero; así que la Prensa de España está en las manos de sus acreedores, como dijo Aguilar, y las parejas de González y Cebrián tuvieron sociedades en Panamá, como dice Escolar. Y si Prisa no quiere que se sepa lo dirá 'Astures', cuya pobreza la hace absolutamente independiente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE

Guerras muy destructivas amenazan la Humanidad