EDITORIAL / Contaminación

Madrid ha levantado las restricciones al tránsito gracias a la mejora de la calidad de su aire, al contrario que Avilés, donde el Principado mantiene la alerta; la capital se ha beneficiado de la salida de coches durante el 'puente' de Todos los Santos, mientras que a la Villa del Adelantado le perjudicaron las nieblas de los últimos días.

Más allá de las circunstancias, el aumento de la contaminación en España es una previsible consecuencia del crecimiento del país, donde ahora son frecuentes tres vehículos por familia cuando hace medio siglo carecía de coche mucha gente. Restringir el tráfico es hoy el menor de los males y es evidente que tendrá que hacerse más. Al fin y al cabo, Londres, París, Roma o Berlín llevan años haciéndolo y la medida resulta claramente insuficiente.

La Humanidad sigue sin tomar conciencia, pero es evidente que con el cambio climático se la juega. Ayer mismo, la agencia estadounidense NASA difundió unas imágenes que ilustran muy bien el deterioro del planeta en pocas décadas. Y la cosa irá a peor ahora que los países BRIC están en condiciones de hacer popular el uso privado de automóviles; pronto habrá 5.000 millones de personas con coche, cuando ahora mismo lo tiene la quinta parte.

Frente a un problema de estas dimensiones, hay medios empeñados en contaminar la actualidad centrándola sobre la cabeza de Mariano Rajoy, que lo tiene difícil para nombrar Gobierno por la animadversión mutua que hay entre Soraya Sáenz de Santamaría y Dolores de Cospedal. Seguro que lo resuelve dando a la segunda una cartera ministerial que no dependa de la primera... en todo caso, con su pan se lo coma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE