EDITORIAL / Trumpazo

Los estadounidenses han elegido al millonario Donald Trump como nuevo presidente, lo que confirma dos cosas: el intelectual británico Hobbes se equivocó de sexo cuando llegó a la conclusión "homo homini lupus" y la torpeza de los políticos ha llevado a la gente al fascio. Por una parte, la mujer es un lobo para la mujer; y por otra, a los ciudadanos les gusta que siempre haya alguien por debajo, para no ser el último de la fila. La suerte es que Trump no hará nada de lo que ha dicho.

Porque el inquilino de la Casa Blanca tiene un poder muy limitado frente al de su Administración; y EEUU tiene demasiados intereses que su nuevo presidente quizá ni entienda. En España, hay muchas cosas de los dos candidatos de ayer que no se saben: Trump es una estrella de la televisión (digamos, Belén Esteban) y Hillary es la política profesional por excelencia (digamos, Miquel Roca). Al primero le entiende todo el mundo y la segunda es distante, rica y antipática.

Con todo, la presidencia del rubio será de las peores de la historia de EEUU, como la de Barack Obama ha sido de las mejores, pero no se corresponde con las ilusiones que puso en él el mundo, como si el negro fuera un nuevo Jesucristo.

Mientras tanto, Hillary Clinton se lame las heridas antes de comparecer en público. Y no es de extrañar: acaba de perder la última batalla de su larga carrera política, plagada de fracasos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE