Fanfarrias por 21 viajeros/noche

Por Alvaro Vega

La ausencia de una lectura crítica de las estadísticas oficiales hace pasar de la euforia a la negación de la realidad según convenga.

Todo depende de lo que interese. Si los datos son aparentemente buenos, la oficialidad empuja al entusiasmo. Si son aparentemente malos, se niega la mayor: las estadísticas son malas porque los hoteles son buenos. Así se elude el análisis de la verdad desde la opinión publicada inducida por el poder establecido.

Hace unos días hemos vuelto a la euforia cuando los datos parecen buenos después de negar la realidad cuando parecen malos, aunque se exacerben lo que parecen menos malos.

Todo sirve para esconder la verdad, que no es otra que la de un estancamiento preocupante en conjunto del turismo en la ciudad de Córdoba, cuando no una muy preocupante por la pérdida de oportunidades.

Demasiado conformismo con las versiones menos irrelevantes y profundas, que se quedan en la superficie de los datos. Veamos.

Con los datos de agosto se tiraron las campanas al vuelo, pese a que lo cierto y verdad es que se trataba sólo del aumento de sesenta viajeros día, lo que viene a caber en un autobús.

Cuando en la superficie parece que viene mal dada, hay quien lo quiere ver todo negro o quien le imprime color a la cosa. Ya se sabe aquello del color con el cristal con el que se mira.

En todos los casos no se entra en un análisis que, de cualquier forma, puede servir para adoptar medidas, o al menos tener claro que no se están tomando.

Un simple visión cualitativa de los datos de octubre deja algunas conclusiones para no dormir. El nuevo dato histórico deja una pérdida de 0,02 punto en el índice de pernoctación de octubre de este año (1,608 pernoctación por viajero) respecto a 2015 (1,610).

Si los viajeros españoles suben en el interanual de octubre en 6.494, bajan 2.228 los extranjeros. Frente a este dato no consta que nadie se haya preguntado dónde han ido los 8 turistas extranjeros/noche que estuvieron en Córdoba en octubre de 2015 y, lo que tiene más inquina, dónde han ido los miles que tenían antes como destino turístico Siria, Libia, Túnez o Egipto, por ejemplo, y que ni han pensado en pasar por Córdoba.

No cabe duda que la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, tenía razón al plantear que era necesario “seguir mejorando en muchos aspectos” y “ampliar la cantidad y calidad de la oferta turística“.

Sólo falta que alguien se encargue de ello en el Ayuntamiento. A lo mejor dejamos de tocar las fanfarrias por 21 turistas/noche.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE