Segundo suicidio del PSOE

Por Jorge Bezares

Ya sabemos a las claras que Mariano Rajoy va a seguir con sus reformas y que si no lo dejan gobernar, pues convocará elecciones.

Trágala. Esto es lo que hay tras el suicidio político que el PSOE protagonizó con la abstención para investirlo presidente del Gobierno, y que lo ha situado como tercera fuerza política, más cerca de Ciudadanos que de Unidos Podemos.

Como ya están calibrando el alcance catastrófico de la abstención, los barones sociatas se ha puesto duros con los Presupuestos y exigen ahora más gasto para darle al Gobierno un nuevo sí quiero, amor mío.

Rajoy ya les ha dicho que bueno, tras poner fin la CE a la etapa de austeridad que tantas alas les ha dado a los populismos.

Pero si el PNV no lo remedia pactando las cuentas públicas con Mariano Rajoy, al PSOE no le cabe otra que una nueva bajada de pantalones por el bien de España de los españoles, un segundo suicido.

Mientras tanto, en la comisión gestora del PSOE las aguas bajan revueltas. La nueva dirección actúa como una especie de junta-militar en la que dos de sus miembros, el balear Francesc Antich y el riojano Francisco Ocón, son meras figuras decorativas.

Pero Javier Fernández, otrora conocido bajo el sobrenombre de Autoridad Moral, es tildado ahora de Javier-Blandengue-Fernández. Primero fue Eduardo Madina, después Pedro Sánchez y ahora el presidente del Principado, pobre mío. Pues eso, que no es lo suficientemente killer el asturianín.

El pecado es no atreverse con el PSC. En vez de ponerlos de patitas en la calle en el próximo Comité Federal, que era lo acordado, va y pacta con Iceta una comisión, que en la práctica es una patadita para adelante que, a día de hoy, deja dentro del PSOE a los 18.000 militantes del PSC.

Que no, mi alma, que “no puede ser que el PSOE se entere por la prensa del derecho a decidir… Eso no es lealtad. No es reciprocidad”, dijo Susana Díaz en Telecinco, en su lavada de cara televisiva en dos actos –el segundo fue en casa Ferreras.

Que tache de desleales a los dirigentes socialistas catalanes es puro cinismo, sobre todo si tenemos en cuenta que la lideresa andaluza es campeona mundial en deslealtad tras encabezar, diseñar y protagonizar durante los dos últimos años la cacería política contra el único secretario general del PSOE elegido por sus militantes, Pedro Sánchez.

En estos momentos, cuando en Andalucía su gestión empieza a ser contestada, que aparezca por Madrid impartiendo teóricas sobre el PSOE es un acto de irresponsabilidad.

En vez de dar respuesta a las protestas que recorren las calles de algunas grandes ciudades andaluzas por el deterioro de la sanidad y la educación públicas, se va de gira para disertar sobre el partido y anunciar que ella es la que manda y que el juguetito llamado PSOE es suyo y de nadie más.

En fin, como decía Antonio Maíllo, de IU, quien no la conozca que la compre. Desgraciadamente para ella y para el socialismo andaluz, cada día la conoce más y más gente. Lo más grave es el autismo en el que ha sumergido a una organización que fue abanderada del socialismo democrático en España.

NOTAS
(1) Otro que se está intentando lavar la cara es Antonio Hernando. Lamentable su silencio, su media sonrisa, cuando Susana Griso, de 'Espejo Público', le preguntó si Pedro Sánchez tenía un acuerdo con los independentistas y Podemos para montar un Gobierno. Vomitivo. Mientras que siga siendo la cara del PSOE en el Congreso, dudo muy mucho que los socialistas recuperen terreno. Si algo no perdona este país, es a los traidores y a los troyanos, aunque se vistan de seda. Por cierto, hay quien mantiene que Hernando siempre fue un troyano, un quintacolumnista desde el minuto uno en el equipo de Pedro Sánchez.

(2) En la comisión gestora del PSOE hay quien quiere acabar con las corrientes internas; en concreto, con Izquierda Socialista. Todo para lo mismo: facilitarle las primarias a Susana Díaz. Cabe recordar que José Antonio Pérez Tapias logró en las primarias para secretario general el 15% de los votos.

(3) Pepiño Blanco, el político socialista que dio ‘glamour años veinte’ a los gasolineras, está hecho el principal macho vara del PSOE. Según va contando por ahí, después de llevarse por delante a Pedro Sánchez, él y los suyos quieren hacer lo propio con Susana Díaz. Es la operación ‘ni uno ni otra’ que tanto gusta a Alfredo Pérez Rubalcaba, que parece decidido a apoyar a Patxi López o a otro tercero en discordia. Los rubalcababoys ya han tomado Ferraz y Mario Jiménez sin enterarse. Por cierto, que Pepiño Blanco no apoye a la lideresa andaluza puede ser hasta bueno para ella, ¿no?

(4) Los diputados socialistas que votaron 'no' a la investidura de Rajoy empiezan a ser apartados de sus puestos. El primero en caer ha sido José Zaragoza (PSC), que estaba destinado a presidir la Comisión Mixta sobre la UE. Le sustituirá la muy leal colaboradora de Pérez Rubalcaba, Soraya Rodríguez. A Margarita Robles la están intentando aburrir y le van a quitar la presidencia de la Comisión de Justicia. En su lugar, podrán al multiusos José Enrique Serrano. Fernández no tiene ni idea de con quién se está jugando los cuartos. En fin, puro estalinismo en pleno siglo XXI, que contrasta con el trágala que están dispuestos para que Jorge Fernández Díaz presida la Comisión de Asuntos Exteriores pese a estar reprobado por el Congreso. Impresentable.

(5) Pedro Sánchez reapareció este miércoles con el siguiente tuit: “Al PP hay que exigirle la dimisión de Fernández Díaz. Ni puede ni debe presidir la Comisión de Exteriores quien ha sido reprobado”. Al menos, ha logrado que la votación se aplace. Eso, que los cadáveres a veces gozan de una salud de hierro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chinorris

La costurera Susana retrasa la hora del PSOE